top of page

La fotografía y la salud emocional.


La fotografía y la salud emocional y mental.



A través de la lente, exploramos los recovecos más íntimos de nuestra mente. Cada imagen capturada revela capas de emociones, hablando de los mundos internos que a menudo pasan desapercibidos.


En mi experiencia como fotógrafa, he visto cómo la fotografía se convierte en un puente hacia la apertura emocional y como su uso puede ser positivo para la salud mental.


La fotografía terapéutica rompe barreras, desafía estigmas y permite que la narrativa personal se desarrolle. La expresión visual es una herramienta poderosa para neutralizar las complejidades de la psique, llevando a un proceso creativo y sanador.



La fotografía introspectiva y la salud emocional en cruda lab


¿Qué relación tiene la fotografía con las emociones?


En lugar de limitarse a las palabras, la fotografía nos permite hablar a través de las imágenes que capturamos. Además, esta actividad, realizada de modo grupal, desentraña significados y emociones, conectando a los individuos en un viaje hacia la comprensión colectiva.


La verdadera magia radica en cómo la fotografía construye realidades internas y cómo las imágenes ayudan a nuestra salud. Ofrece una ventana directa hacia nuestro mundo emocional, transformando no solo la manera en que vemos las imágenes, sino también cómo nos vemos a nosotros mismas en la sociedad.



La fotografía como herramienta introspectiva y terapéutica


¿Qué beneficios nos aporta la fotografía?


Más allá de la destreza técnica, la fotografía como herramienta expresiva es accesible para todos, gracias a la omnipresencia de las cámaras en los teléfonos móviles. Su naturaleza visual trasciende idiomas y formatos, promoviendo la inclusión social.


La fotografía introspectiva nos invita a un viaje íntimo, explorando paisajes emocionales y revelando la belleza de la mente y emociones humanas en su totalidad.


¿Qué significa la salud mental no se ve en fotos?


La salud mental es compleja y polifacética, y no se puede juzgar únicamente por la apariencia externa.


Las fotografías pueden capturar momentos felices o expresiones de alegría, pero no revelan necesariamente los desafíos emocionales, el estrés, la ansiedad, la depresión u otras condiciones de salud mental que una persona puede estar experimentando en su vida cotidiana.


Por eso, en el caso de la fototerapia, a veces es más importante la información de lo que sucede durante el proceso creativo que los resultados. A la vez, cuando trabajamos en consultas one to one con la fotografía, ponemos especial importancia a la parte de interpretar las imágenes, por más que no sean creadas por una misma.



La fotografía como herramienta introspectiva y terapéutica

La fotografía como herramienta


La fotografía es una potente herramienta para trabajar el mundo interior y subconsciente. Si bien los métodos son variados, todos implican una relación introspectiva y en primera persona con la fotografía.


A través de diferentes formas de abordar este arte, podemos acceder no solo a nuestras emociones más profundas, sino también a esas dormidas o perdidas en el subconsciente, trayéndolas al aquí y ahora para poder ser trabajadas, elaboradas y procesadas.


El proyecto fotográfico para la salud mental


El proyecto fotográfico es una de las herramientas que sirven mucho para explorar y trabajar la salud emocional y mental con la fotografía.


A través de la búsqueda y entendimiento de las temáticas que se desean explorar, el trabajo y buceo profundo en cada tema, los caminos, aprendizajes y procesos que se despliegan de este trabajo, el proyecto fotográfico puede convertirse en una herramienta terapéutica profunda y sentida.


 






Comments


bottom of page